CONSTRUCION DE LA MURALLA Y LA FORTALEZA RIBADENSE.-

En el año 461 los vecinos de la Villa, para evitar mas ataques de los bárbaros, cercaron una parte de la población con un muro de 1200 varas en circulo y cuatro de espesor. Construyeron una fortaleza rodeada de fosos, en el punto mas dominate; elevaron torres de atalaya sobre la costa y circundaronlas con trincheras o castros, concurriendo a estas obras de utilidad común todos los habitantes de la comarca.

Las cuatro puertas principales que dejaron en el muro, fueron la del Campo, Angustias, Santo Domingo y la de Peña. Careciendo el pueblo de agua suficiente para las necesidades de la vida, abrieron pozos públicos, e hicieron venir desde larga distancia, a fuerza de trabajo y cuantiosas sumas, un arroyo que desde aquella riega la villa de alto abajo.

Desde aquella fecha data llamarse la población Burgo de Rivadeo, y fue considerada como ciudad de refugio y ejercio ciertas preeminencias Burgo de Rivadeo, era de no conocer mas superioridad que la suya propia , pues retenían a coste y costas la tercera parte de todos los géneros y comestibles que transitaban por el vecino mar; el de que sus habitantes pudieran comprar también durante tres días a coste y costas, las mercancías que viniesen por tierra, de percibir ciertos tributos de cuanto se vendía o cambiaba al peso y medida por forasteros, la exención del servicio militar fuera de la plaza y otros no menos importantes que se conservaron hasta principios del siglo XVIII.

(*). Texto de la publicación «Álbum histórico, científico y literario de Galicia». Publicado en 1883.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.