DON ANTONIO «LAMPARILLAS», TODO UN PERSONAJE EN EL RIBADEO DE MEDIADOS DEL SIGLO XX.-

EN LA PUERTA DEL «HOTEL COMERCIO»

Antonio Perez y Perez Montenegro, nacido en Mondoñedo y conocido en el Ribadeo de antaño, como don Antonio «Lamparillas» , lo del mote era por la cantidad de medallas y condecoraciones que traia en sus ropajes.

Llego a Ribadeo, en la decada de los años veinte y su presentacion oral era «Soy caballero cubierto ante el Rey, tengo poder para quemar y matar, pero ni quemo ni mato».

Hacia el recorrido de la Espiñeira a Ribadeo y viceversa , diciendo que «venia de cobrar las rentas». Y en Ribadeo se había enamorado de Pastora, mujer poco afortunada, se había casado por poder con un sevillano y cuando llego a Ribadeo, «salio corriendo», imagínense el resto, era una hija de los de la Banca de Casas.

En Ribadeo, vivía de la caridad de varios ribadenses, entre ellos mi familia, los cuales no tenían inconveniente en sentar a don Antonio, en la mesa a tomar un plato de caldo o de lo que fuese para combatir el frió de los inviernos, ya que en verano no solicitaba ayuda.

En sus años jovenes habia emigrado a Buenos Aires y Montevideo, con la idea de hacer fortuna, regresando a los pocos años, sin haber podido cumplir su sueño. Pero luego su vida fue «todo un sueño», como decia Trapero Pardo, en un articulo a raiz de su muerte:

«Siendo todo lo que quiso ser, fue rey, fue obispo, fue rico, fue un abad, fue jefe de fuerzas militares, presidio diversos actos religiosos o civiles, esperando el saludo de sus vasallos».

Falleció en marzo de 1942, encontrándose su cuerpo , en un caseto en Cabarcos, después de varios días de haber estado sin comer, dicen que antes de fallecer había tomado unos platos de caldo, que era su «manjar» preferido.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.