LOS JARDINES DE «CASA DE CASAS».-

Altos muros de piedra impedían ver los jardines desde el exterior . Eran de mirto, con estanques de peces de colores, setos de flores, grandes palmeras, acacias, arboles exóticos, y pavos reales blancos y de colores. Una amplia balaustrada , permitía desde los mismos jardines contemplar el mar y los pueblos vecinos que bordean la Ria. En la parte posterior estaba ocupada por las dependencias del servicio, las cocheras y los depósitos donde se guardaban los granos de maíz, trigo y centeno de las rentas de la casa.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.